Llanto y peleas por Pedro Infante
Medio centenar de personas tuvieron que ser atendidas por la Cruz Roja el día del entierro de Pedro Infante. Su muerte causó desmayos, insolación, crisis nerviosas y golpes. 7 personas que asistieron al sepelio fueron hospitalizadas
Foto

Domingo 15 de Abril del 2018

Por: El Universal

09:16 Hrs.

Reyna Avendaño

CIUDAD DE MÉXICO.- Medio centenar de personas tuvieron que ser atendidas por la Cruz Roja el día del entierro de Pedro Infante. Su muerte causó desmayos, insolación, crisis nerviosas y golpes. 7 personas que asistieron al sepelio fueron hospitalizadas.

El 15 de abril de 1957 murió Pedro Infante Cruz; el Panteón Jardín, que hoy luce apacible, hace 61 años fue un lugar desolador, pues miles de personas lloraron al artista.

EL UNIVERSAL visitó este cementerio de la Ciudad de México: cinco racimos de flores de colores decoran la tumba del actor nacido en Mazatlán, Sinaloa, el 18 de noviembre de 1917; el pasto corto y verde le da un alegre toque a la última morada de una de las figuras más queridas del cine de la época de oro.

El busto de Pedro encabeza el mausoleo: de un lado yacen los restos de Pedro y del otro los de su padre, Delfino Infante. Ahí también descansan los de su madre, María del Refugio, y los de sus hermanos Ángel Delfino, María Carmela y José Delfino.

En la parte izquierda, donde está enterrado Infante, hay una inscripción en letras doradas: "Pedro Infante Cruz falleció el 15 de abril de 1957. Perdimos a un ser que tanto amamos acá en la tierra, haced Señor que por nuestras oraciones y ruegos consigamos cuanto antes un puesto para él en el cielo, desde donde vele por sus familiares. Su madre, Refugio C. de Infante, su esposa María L. L. de Infante y hermanos".

En la primera plana de EL UNIVERSAL del martes 16 de abril de 1957, se informó que Pedro había muerto de manera trágica: el avión en el que viajaba se estrelló, y sus restos no se iban a exponer al público porque el actor había quedado desfigurado.

Cuando los restos del artista llegaron al aeropuerto de la Ciudad de México empezó el caos en medio de un mar de lágrimas.

"Varias de las inconsolables admiradoras de Pedro sufrieron desmayos en el momento preciso en que salía el ataúd del aeropuerto, y fueron atendidas inmediatamente por las ambulancias que, en gran número, fueron concentradas por la Benemérita Cruz Roja Mexicana", reportó este diario.

Antes de ser sepultado, el protagonista de 50 películas y de más de 300 grabaciones musicales recibió un homenaje en el Teatro Jorge Negrete.

"Las mujeres lloraban llevando a sus hijos en brazos; los hombres apenas contenían las lágrimas y en sus rostros eran visibles las expresiones de profundo dolor. Una niña humilde, al llegar junto al ataúd, se arrodilló y ya nadie pudo separarla del féretro durante varias horas. Rezaba y rezaba sin cansancio", se lee en las páginas del 17 de abril.

Todos querían estar junto a Pedro Infante por última vez. EL UNIVERSAL recogió el testimonio de una familia que asistió a darle el último adiós a la voz de "Nocturnal".

"Un señor desesperado, al no encontrar a nadie en su casa, se dirigió al Teatro Jorge Negrete, ahí se calmó, pues encontró a todos: su mujer, sus hijos, su suegra, sus cuñados y sus sobrinos. Nadie había faltado".

Más de 100 mil personas se congregaron en el Panteón Jardín para despedirlo; fue un adiós entrañable y desesperado, acompañado por canciones y sollozos. Durante 90 minutos, la gente y la policía lucharon, pues los fans querían estar lo más cerca posible.

"La multitud se entusiasmó y olvidándose de que se trataba de un sepelio empezó a lanzar gritos: ‘¡Ya llegó Pedro!, ¡Ya llegó Pedro!".

Los granaderos de la policía, para guardar el orden, repartieron macanazos, una gran parte del medio centenar atendido por la Cruz Roja fue de lesionados por la policía.

Todo mundo lloraba, Antonio Matouk, el representante de Pedro Infante, se desmayó; Sara Guash, la actriz chilena, sufrió una fuerte crisis nerviosa que la llevó al hospital; la madre de Infante casi se desmayó. María Teresa Infante, hermana de Pedro, sufrió un shock nervioso que la llevó al hospital, donde le administraron sedantes, media hora después ya se había recuperado. Un comandante de la policía no identificado fue golpeado por la multitud. "Los asistentes al sepelio tomaron represalias por los macanazos que repartieron los granaderos".

El entierro de Pedro Infante apenas comenzaba.

El Universal / LCG

Comentarios
Captcha


*Campos Obligatorios
Registro no necesario para Comentar

ENVIAR

La empresa que imprime y produce su versión On Line, agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que se reservará el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Comenta en Facebook
Otras Notas Importantes
Publicidad
Ediciones Anteriores

SELECCIONE UNA FECHA:

IR
Tu Opinión Cuenta
+ Escribir Comentario
Selección
  • + NuevoMinuto x Minuto
  • + VotadoLo Mas Votado
  • + VistoLo Mas Visto
  • + EnviadoLo Mas Enviado
Minuto x Minuto
  • Semana
  • Mes
  • Historia